miércoles, 5 de mayo de 2010


BT-13A VALIANT

en la Fuerza Aérea chilena

por Sergio Pulgar

Como parte de la intervención estadounidense en el sistema de entrenamiento de los pilotos de la Fuerza Aérea de Chile, el Valiant BT-13 se integró en Junio de 1943 siendo aplicado a su misión de entrenamiento básico de la Escuela de Aviación «Capitán Manuel Ávalos».

Los VALIANT fueron trasladados en varias bandadas, desde Estados Unidos (San Antonio-Texas) a El Bosque; en uno de los efectuados en 1943, se pierde en un accidente uno de ellos, cuya historia vuelve a salir a la luz en Febrero de 2008; extensamente descrito y documentado por Ivan Siminic en su "Observador Aeronáutico".

La cantidad varía entre 100 y 60 aeronaves según la información disponible, en tanto que se han observado matrículas desde el 131 al 197 (67).
El avión de singular estética fue bastante poco apreciado por los instructores, de acuerdo a sus relatos, pues es definido como «Vibrator» -apodo que se ganó entre los norteamericanos, debido al ruido de los plexis - hasta de «carretón», obeso y varios etc.. Algunas de las críticas eran bastante justificadas, como por ejemplo la dificultosa visibilidad del copiloto o instructor, que sentado en la cabina trasera tenía frente a sí, una armazón tubular de seguridad en caso de capotaje, amén de la cabina delantera y la larga proa; de la visión lateral, misma situación con la gran cantidad de divisiones similar a la de los primeros AT-6, que obligaba al piloto a volar con la carlinga semi abierta, en tanto que el copiloto debía resignarse a mantenerla cerrada, caso contrario debía soportar una ventolera insoportable. Pese a sus defectos, el avión era bastante seguro y dócil, dotado de un gran instrumental para la época y que además poseía un radio transmisor ubicado detrás del asiento del copiloto.

Luego de su paso por la Escuela de Aviación, el BT-13 fue destinado a varias unidades operativas, entre las que se cuentan el Grupo de Aviación N° 5, basado entonces en La Chamiza, al este de Puerto Montt; la Bandada N° 5 (posteriormente Escuadrilla N° 5) en la limítrofe Balmaceda; el Grupo de Aviación N° 6 en Bahía Catalina, LAN Chile, DGAC y finalmente en la Escuela de Especialidades Mecánicas en El Bosque. En todas estas unidades prestó servicio como avión de enlace y comando, siendo destacadísima su participación en la zona sur austral, uniendo localidades apartadas como Ñirihuao, Cochrane, Palena, Futaleufú e intermedios, sentando las bases de rutas que continuarían otras aeronaves del Grupo Nº5 tan querido y reconocido en la zona por su constante apoyo a las comunidades aisladas de la zona.

El Valiant voló como entrenador hasta la llegada de los T-34 Mentor y en las demás unidades hasta fines de los 50. Del destino de los aviones sobrevivientes poco o nada se sabe, pero en FIDA 80 se exhibió en la muestra estática del Museo Nacional Aeronáutico el FACH 164, luego de un lamentable paso por la Escuela de Aviación, sus restos son trasladados al Museo Aeronáutico en Los Cerrillos el cual fue notablemente restaurado, manteniendo su identificación FACH 164; aunque averiguaciones de los investigadores del Museo, indican que es muy probable que se trate de uno de los dos BT-13 que volaron en Clubes Aéreos civiles o el "lomito", apócope de "el que lanza humito", luego el "lumito" y bueno...


Indiferente al poco afecto que se le tenía, es interesante ver un avión de éstos en exhibición, como ejemplo de la evolución del entrenamiento de la aviación de guerra en la época de los 40 y que sin duda significó el definitivo impulso y desarrollo de la Fuerza Aérea de Chile, la que hasta ese momento había subsistido gracias al empuje y la mística que le había legado su fundador: el Comodoro Don ARTURO MERINO BENÍTEZ.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada